El Etna vuelve a entrar en erupción generando una lluvia de cenizas y piedras.

Flujos de lava emergieron del cráter sureste y el cercano aeropuerto de Catania tuvo que cerrar por unas horas debido a la escasa visibilidad generada por una columna de humo.